Sus bonitas alas, inmóviles como una piedra, mientras espera en la pared


Leave a Reply